Este ritmo de vida no puede ser: ¡casi se me junta este post con el de la vendimia del año que viene!

Aquí os dejo las fotos de las vendimias de este año, en Toro primero y en la Ribera del Duero tres semanas después:

En Toro la uva maduró antes que nunca y vendimiamos el 19 de septiembre, con unos racimos magníficos, frescos y sanos, que esperemos que nos den un grandísimo Paydos 2018.

En la Ribera del Duero vendimiamos, por una vez, con toda la calma. Empezamos el 4 de octubre y terminamos el día 17. Después de un año como el 2017,como suponíamos, 2018 ha sido una cosecha muy abundante, incluso más de lo esperado. Y la uva estaba perfecta en todos los sentidos: madurez, acidez, alcohol… vamos, ¡que el 2018 va a ser excepcional! Y este año, además, coincidió con mi cumpleaños…

Es curioso observar cómo se autorregula la madre Naturaleza: el año pasado tuvimos un año catastrófico, de esos que es mejor olvidar, y este año hemos tenido un clima ideal, unos días de sol espectaculares, suficiente lluvia y ausencia de enfermedades, lo que ha propiciado que las uvas hayan entrado en la bodega en las mejores condiciones para hacer un gran Alonso del Yerro y un magnífico María.

Ahora es el momento de cuidar la elaboración y, para esto, contamos con el mejor equipo: gracias Lionel y compañía.

-María