Cuando el año pasado comenzamos a ofrecer a todos los que visitaban Viñedos Alonso del Yerro una tarjetita donde podían escribir su sueño para ese año, no podíamos pensar en el éxito que iba a tener aquella idea.

Como explicamos a lo largo de la visita, la nuestra es la historia de un sueño hecho realidad y animamos a los demás a que persigan sus sueños, siempre que sean realistas porque, si tienen ilusión y las ideas claras…¿por qué no se van a cumplir? Por ello, les invitábamos a que plasmaran su sueño en una hojita y les prometíamos publicarlos en Instagram a finales de año y descubrir si alguno de esos sueños se había cumplido. La gente, mientras disfrutaba de nuestros vinos en el momento de la cata, se animaba a escribir esos deseos y aquí los tenéis, cada uno de ellos. Y esperamos que muchos se hayan cumplido y los que no, que se lleguen a cumplir en el futuro.

Ha habido sueños maravillosos, sueños divertidos y sueños imposibles; algunos de ellos me han hecho reír y otros me han hecho desear que se cumplan y por eso os pregunto, a los que hayáis leído e identificado vuestro sueño, si se ha cumplido, porque para nosotros es importante saber que nuestros amigos son felices y que tienen ilusión por la vida, la familia y el vino.

Espero que el que pedía un precioso bebé con su maravillosa mujer y la paz mundial… y una moto, haya conseguido alguna de esas cosas, especialmente el precioso bebé con su mujer. Los que han deseado el bienestar familiar y que sus hijos sean felices y, sobre todo, buenas personas, estoy segura de que lo han logrado. Hay quien ha escrito que le gustaría fundar una asociación para ocuparse de los niños desprotegidos… ¡ánimo y a por ello! Y la que pone que se muere por ser abuela… ¡que le den esa alegría sus hijos, por Dios! Igual que la que iba a ser abuela en noviembre… ¡enhorabuena y bienvenida al fantástico mundo de los abuelos!

El que pedía disfrutar de buenos viajes alrededor del mundo con grandes amigos y buena comida, que también lo haya conseguido… también es uno de mis sueños. O el sueño de beber buenos vinos con gente maravillosa. O los que sueñan con seguir muchos años juntos, con buena salud, disfrutando de la vida y de los viajes, siempre por tierras de vinos.

Hay quien se ha sentido inspirado durante la visita y ha puesto que le gustaría disfrutar más de la vida y la familia… ojalá que haya podido hacerlo; y el que deseaba tener el valor de cumplir sus sueños, que se haya lanzado a perseguirlos. Y el que sueña con producir su propia película y que se reproduzca en Netflix, yo también espero poder verla algún día, por favor, que me avise.

Varios sueños se repiten: tener un viñedo propio y una bodega donde se respire el amor y la ilusión que han vivido aquí, en Alonso del Yerro, o disfrutar con los amigos visitando bodegas por otros países, o disfrutar de una buena botella con la familia y los amigos más queridos.

Me encanta pensar que, en muchos de ellos, su sueño es poder volver a visitarnos… está claro que no les tratamos mal. Incluso ha habido quien desea convertirse en mi nieto para poder poner los pies en la barrica y disfrutar de los vinos con nosotros.

En fin, han sido unos sueños entrañables que deseo de todo corazón que se hayan cumplido.

Empezamos el año con nuevos sueños y nuevas visitas. ¡Os esperamos!

-María